Stellars Club

Dino Zoff: el legado de la constancia

Hay futbolistas que nacen con un don innato y desarrollan su carrera en base a él. Otros no tienen esa ventaja y construyen su legado basándose en los principios tangibles del trabajo y la constancia. Aquel chico que fue rechazado en multitud de equipos por su escasa estatura en su infancia acabaría levantando la Copa del Mundo en 1982 con 40 años. Aquel que ganó todos los títulos que disputó salvo la Champions League y que no dejó de trabajar, luchar y mejorar acabaría convirtiéndose en el mejor portero de toda la historia de Italia, Dino Zoff el portero inmortal.

Dino Zoff nace un 28 de febrero de 1942 en Mariano del Friuli, a pocos kilómetros de la frontera con Eslovenia y a 50 km del lugar de nacimiento de otra leyenda italiana de la que hemos hablado ya, Cesare Maldini. En esa zona del este de Italia comienza a forjarse una leyenda que, como toda historia futbolística, no fue sencilla. Dino probó en varios de los clubes más importantes como Inter de Milán o Juventus, donde luego acabaría convirtiendo en su estandarte, pero fue rechazado por su estatura. Zoff no pasaba del 1.60 a sus 14 años y, eso para un portero, era un handicap difícil de superar. Al arquero solo le quedó una opción: comenzar en el equipo de su ciudad, el Marianese donde demostró que sus reflejos estaban muy por encima de la media. Mientras, iniciaba también su trayectoria laboral como mecánico.

Adélaïde, la nonna que hizo grande a Zoff

Pero la familia Zoff, o más bien su abuela Adélaïde tenía un plan. Viendo la frustración de un nieto que vivía por y para el fútbol y que veía cómo se le cerraban las puertas, desempolvó una vieja receta tradicional para ayudar a Dino a cumplir su sueño. La receta consistía en comer ocho huevos diarios. Sí, nada más y nada menos que ocho. No sabemos cómo, ni seguro que el bueno de Dino tampoco, pero funcionó. Y Zoff creció en unos pocos años más de 20 centímetros de altura hasta el 1,82 metros. Ya con 19, Dino probó en el equipo de la ciudad más grande de la región, el Udinese y le cogieron. Comenzaba su andadura en la liga italiana.

Un recorrido que no comenzó de la mejor manera. El primer partido que disputó Zoff encajo un sonrojante 5-2 ante la Fiorentina. Nadie podría presagiar, ni él mismo, que ese chico de 19 años que acababa de recibir cinco goles en su debut terminaría llegando a ser uno de los porteros más recordados y laureados de la historia de Italia.

Ese Udinese acabó descendiendo a Serie B ese año. Una temporada donde Dino estuvo inédito disputando otros tres partidos más además del de su debut. En su siguiente año, la temporada 62-63, cogió el puesto titular en el Udinese y fue de lo más destacado del club, lo que llevó al chico de Mariano del Friuli al Mantova, un equipo que por aquel entonces se movía por la parte media-baja de la tabla de la liga italiana.

Allí se forjó como portero. Fueron cuatro temporadas, con un descenso y un ascenso de por medio, donde Dino Zoff acumuló más de 100 partidos como titular. El chico ya tenía 24 años y se estaba haciendo un nombre dentro de la Serie A italiana. Varios emisarios del AC Milán contactaron para poder ficharle pero el que se lo llevó fue el Nápoles, que pagó por el excelente portero de Friuli 130 millones de liras (68.000 euros).

En Napoli dio otro salto cuantitativo y cualitativo en su carrera. Fueron 140 partidos en cinco temporadas en el club del sur de Italia. No ganó ningún título, pero su buen hacer le acabaron llevando a debutar con la selección italiana. Y a ser partícipe del primer gran éxito italiano en Europa, la Eurocopa del 68. Donde con solo cuatro internacionalidades fue el portero titular en los dos partidos, el segundo de desempate, en la final de la Eurocopa contra Yugoslavia.

En 1970, ya como líder indiscutible del Nápoles, entró en la lista de Italia para disputar el Mundial de 1970 en México. En la cita mundialista no fue titular Ferruccio Valcareggi, el seleccionador, prefirió alinear a Enrico Albertosi antes que a Zoff y allí fue espectador de lujo en el último gran baile de Pelé con la canarinha en una final donde Brasil barrió a una Italia que venía mermada de aquella semifinal mítica ante Alemania que se terminó denominando el partido del siglo. Fue su primer Mundial con 28 años. Sumaría tres participaciones más y todas ellas como titular.

Con 30 años, firma con la Juventus. Todo el trabajo, la perseverancia que demostró y las ganas de triunfar por fin le eran recompensadas. En Turín Zoff se convirtió en leyenda. Pasó de ser un buen portero a ser el mejor. Y pasó de no haber ganado ningún título con su club a obtenerlos todos. Seis Scudettos, dos Copas de Italia, una Copa de la Uefa en un equipo hecho para la historia: toda la plantilla era italiana. A Dino le faltó la guinda del pastel: La Copa de Europa. Tuvo dos oportunidades: ante el Ajax de Cruyff en 1973 y ante el Hamburgo en su última temporada ya con 41 años pero la Juventus perdió aquellas dos finales.

Zoff, el portero imbatible e infinito

En su primera temporada con la Juventus, el portero italiano estuvo 903 minutos consecutivos con su club entre el 3 de diciembre de 1972 y el 18 de febrero de 1973 sin recibir un solo gol. Pero no se quedó ahí y es que con su selección lo superó. Estuvo desde 1972 hasta 1974 sin encajar un solo gol resguardando el arco de la «azzurra«. En total Zoff estuvo 1143 minutos, casi 13 partidos sin recoger el balón de dentro de la portería con la camiseta de Italia. Un récord que hoy en día en el fútbol europeo sigue vigente.

Zoff completó su larga carrera con el mayor éxito de su carrera. El Mundial de fútbol de España en 1982. Ya como capitán de la selección, con más de 100 partidos defendiendo sus colores, y con 40 años Zoff levantó la Copa del Mundo en el Santiago Bernabéu el 11 de julio de 1982 convirtiéndose el jugador más longevo en ganar un mundial.

«Sólo hay una cosa contra la que no puedo luchar, la edad» Así se despidió emocionado Dino Zoff en el momento de anunciar su retirada en 1983. Ya le tocaba descansar. Lo había conseguido todo.

La última gran aventura: la final de la Euro 2000 como entrenador

Zoff se retiró como jugador pero continuó ligado al fútbol. Primero como entrenador de porteros y segundo como entrenador y seleccionador. Muchos de los nombre propios italianos dudaron de que un portero pudiera recoger la responsabilidad de ser, no ya solo entrenador, sino seleccionador de Italia. Dino Zoff demostró que se equivocaban. Ganó una Copa y una UEFA con el equipo que le dio todo, la Juventus, además de entrenar a varios clubes de Italia como Lazio y Fiorentina. Pero su máximo logro fue llevar a la selección de Italia a su primera final de Eurocopa en 38 años. Una selección con varios nombres propios como Del Piero, Maldini o Francesco Totti que se quedó a las puertas del título por aquel gol de oro de David Trezeguet.

Relacionado

pele gol 1000 maracana
Blog

El día en el que Pelé marco 1000 goles

El 19 de noviembre de 1969 fue una fecha señalada en el calendario futbolístico mundial debido a un acontecimiento que pocas veces se ha visto. Aquel día un jugador brasileño marcaba su gol número 1000 frente a un estadio abarrotado que estallaba de júbilo. Aquel día el jugador en cuestión era Edson Arantes Do Nascimento, más conocido como «Pelé».

Leer Más

¿Quieres saber más?