Stellars Club

Los Kluivert: el legado del gol holandés

Corría el año 2002. Patrick Kluivert encaraba su cuarta temporada en can barça y ya era considerado uno de los mejores delanteros del fútbol europeo. En los campos de la antigua ciudad deportiva del FC Barcelona al lado de La Masía corrían y jugaban varios hijos de los futbolistas de la primera plantilla del club culé. Entre esos niños estaban Quincy y Justin, los hijos de Patrick. Desde muy pequeños vinculados al balón. Desde que tienen uso de razón el fútbol es el eje principal de su vida. Y desde que se calzan por primera vez las botas, tienen en parte esa gran responsabilidad de cumplir lo que se esperan de ellos: que sean futbolistas como lo fue su padre. Una responsabilidad en forma de presión con la que tienen que vivir todo hijo de futbolista. Continuar el legado de su padre: seguir el camino y la huella que ha dejado en los terrenos de juego.

8183 días pasaron entre el debut de Patrick Kluivert con el Ajax aquel 21 de agosto de 1994 al de su segundo hijo, Justin, también en el mismo club holandés. Patrick lo logró con 18. Justin tenía 17. El apellido Kluivert, tan importante en la historia del club, volvía a lucir en la camiseta ajacied veinte años después. Con el 45 a la espalda una figura muy distinto a la de su padre y en una posición diferente Justin Kluivert debutaba en partido oficial con el Ajax y cumpliría su bautizo en la Eredivisie. Su padre Patrick fue un delantero alto, imponente y técnico. Justine un extremo vertical, encarador, regateador y con una velocidad endiablada. Nada que ver. Salvo claro, el apellido.

«Es hermoso que tu padre sea jugador, pero siempre significa que te comparen con él. Cuando un futbolista conocido tiene un hijo, observan de cerca cómo se desarrolla. La gente se pregunta: ¿el hijo también será futbolista? Y si es así, ¿podrá seguir los pasos de su padre?«

Justin Kluivert en una entrevista a Goal

Justin no tuvo unos inicios fáciles, a la siempre responsabilidad de llevar el apellido del jugador que marcó el gol de la última Copa de Europa del Ajax con apenas 18 años, también suponía para él una presión extra cuando corrió la voz en Holanda que el hijo de ese leyenda estaba convirtiéndose en la estrella del equipo juvenil de la mejor cantera del país, y una de las mejores en Europa. Gracias a su personalidad valiente y decidida toda esa presión la canalizó en ganas de destacar y el joven Justin tuvo su recompensa, cómo hemos escrito, aquel 15 de enero de 2017. A partir de ahí su carrera fue, como la forma de jugar de Justin, eléctrica y meteórica.

Su primer gol llegó solo dos meses después en un partido ante el Excelsior a pase del actual jugador del Chelsea Hakim Ziyech. Se ganó con su manera de jugar pronto a la afición que tanto crack ha visto en el Amsterdam Arena y un puesto en el once del Ajax. Esa personalidad atrevida, teniendo esa virtud de levantar al estadio con solo una jugada o un regate y con un olfato de gol que le venía de ese apellido que siempre lleva con orgullo a la espalda.

Justin Kluivert celebrando un gol con la camiseta del Ajax

Justin se había convertido en una realidad. Y más cuando superó a su padre convirtiéndose en el primer Kluivert en marcar un hattrick en la liga holandesa. Lo hizo con tan solo 18 años. Y a esa edad también ganó el premio NxGn 2018 que otorgaba la revista Goal al joven más prometedor del mundo por delante de jugadores como los del actual campeón de Europa, el Chelsea: Kai Havert y Mason Mount, el delantero de la Real Sociedad Alexander Isak y los siempre destacables Ferrán Torres, Phil Foden o Vinicius Junior. Justin Kluivert iba camino al estrellato.

«Estoy orgulloso de mi apellido. Es un honor poder jugar con ese nombre. Puedo manejarlo bien. Tengo la intención de hacer que el apellido sea aún más grande” .

Justin Kluivert, unas semanas después de debutar con el Ajax

Justin siguió el legado de su padre y emigró de su país para mejorar y jugar contra los mejores: su destino fue el Calcio como hizo también Patrick pero el hijo eligió la ciudad eterna, Roma y allí volvió a destacar en sus inicios. Como en cada camino Justin se encontró baches, eso le llevó a la Bundesliga y a Francia donde en Niza parece volverse a reencontrar con aquella versión que asombró al mundo en 2018.

El legado de su padre: Patrick Kluivert

Justin aprendió de uno de los mejores delanteros centros que Holanda ha dado en su historia. Patrick Kluivert debutaría como su hijo a la edad de 17 años con el club de Amsterdam y no tardaría mucho en convertirse en un referente en el fútbol europeo. Su gol en la final de la Copa de Europa y que a la postre dio el título a los ajacied con apenas 18 años es parte fundamental de la historia reciente del club. Un gol que también le hizo pasar a los récords de la máxima competición convirtiéndose en el jugador más joven en marcar en una final de la Champions League.

Patrick Kluivert vistiendo la camiseta del Ajax
(Fuente: UEFA)

Como su hijo también ganó el premio a mejor jugador joven del año otorgado en 1995 y denominado Trofeo Bravo y vio la oportunidad de seguir creciendo fuera de Holanda. La experiencia en el Calcio en el Milán no fue positiva, lo que le llevó a Barcelona. A una de las épocas más grises de los culés donde Patrick con altibajos fue una de las pocas luces que iluminó el Camp Nou. Allí estuvo seis temporadas y marcó 122 goles.

Patrick, simultáneamente, continuó con su idilio con el gol en su selección. Con Holanda se llegaría a convertir en el máximo goleador de su historia hasta 2004 y a día de hoy es el tercer máximo goleador solo por detrás de Robin Van Persie y Klaas-Jan Huntelaar.

Una leyenda, uno de los delanteros más temidos de los 2000 y seguramente el mejor del mundo en su día jugando de espaldas a la portería. Un delantero total. Patrick Kluivert.

El origen del gol y la nueva promesa de la saga

La saga de los Kluivert tiene dos capítulos más: el origen del olfato goleador y el nuevo invitado que puede tirar la puerta abajo y superar el legado que tanto su abuelo, su padre y su hermano hicieron y continúan haciendo en el fútbol profesional. Una saga de delanteros legendaria que parece no tener fin.

El origen del gol de los Kluivert tiene nombre y apellidos: Kenneth Kluivert, padre de Patrick Kluivert. Nacido en Calcuta, Surinam en 1940. Surinam, que por aquel entonces se conocía como Guayana Neerlandesa, era una colonia del país holandés. Allí Kenneth destacó en el equipo local, Robinhood, en el cual fue en numerosas ocasiones máximo goleador de la competición. Más de 300 partidos, más de 300 goles. Llevaba el gol en la sangre. Una cualidad que trascendió a su hijo, Patrick que nacería seis años después de que Kenneth se mudase a Amsterdam con su mujer. Calcuta y Kenneth fueron el origen. Amsterdam, el punto de inflexión.

Los Kluivert viendo un partido en la grada
(Fuente: Getty)

Esta saga tiene un capítulo que recientemente se ha comenzado a escribir. Shane Kluivert, el último hijo de Patrick que con tan solo ocho años ya destaca en la cantera del mismísimo FC Barcelona y que con esa edad, ya Nike se ha fijado en él y le patrocina. Una saga que está dejando un legado futbolístico pero sobre todo un legado de gol. Y que parece que difícilmente se va a terminar en estas líneas. Quedan Kluivert y goles para rato.

Relacionado

kocsis el mejor cabeceador de la historia
Blog

KOCSIS, el legado del mejor cabeceador de la historia.

Sándor Kocsis Péter fue un futbolista húngaro integrante de la mítica selección húngara que recibió el apelativo de los magiares mágicos siendo considerado uno de los mejores delanteros centro de la historia del fútbol y del FC Barcelona. «Nunca ha

Leer Más
omar sivori balon de oro argentino italiano
Blog

El crack sin fronteras – Omar Sívori

Omar Sívori fue uno de los precursores llegados desde la lejana Argentina para hacer grande al fútbol italiano. Con tremendas similitudes con la que, con el paso del tiempo, sería otra gran

Leer Más

¿Quieres saber más?