Stellars Club

Zamorano y la importancia de los dorsales

El fútbol es un deporte con una simbología y una estética profundamente arraigada en cada uno de nosotros. Si al empezar un partido nos diéramos cuenta de que a la espalda de los jugadores no aparece ningún número rápidamente pensaríamos que ha habido un error. Los dorsales son parte del fútbol y además de identificar a cada jugador, alcanzan una importancia enorme en las carreras de los mismos siendo común que a lo largo de sus carreras los futbolistas no quieran separarse de ciertos números pase lo que pase.

Sin embargo en los inicios del deporte rey los dorsales no estaban ahí y cuando dos equipos se enfrentaban lo único que diferenciaba a cada club era el color sus camisetas, nada más. No fue hasta 1928 que no se utilizaron por primera vez los dorsales gracias a la intervención de Herbert Chapman, entrenador del Arsenal FC inglés, y quien convenció a la FA de su utilidad.

El 25 de agosto de 1928 el Sheffield Wednesday FC jugó contra el Arsenal FC de Chapman y se decidió que cada dorsal tendría una función específica, una que muchos designan hoy día como la forma correcta en la que se deberían utilizar. A partir de ese día los dorsales se utilizaron para designar la posición de cada jugador y eran únicos, siendo del 1 al 11 los que tenía el equipo local y del 12 al 22 el equipo visitante (recordemos que antes no había cambios y por lo tanto no había más jugadores en el banquillo). En la temporada 1939/40, la Federación Inglesa de Fútbol (Football Association) unificó criterios y de forma oficial mandó numerar todos los dorsales de las camisetas de todos los equipos que disputaban la liga inglesa. De ahí se fue extendiendo a otras ligas y organismos, que trasladaron la norma a otras disciplinas deportivas por equipo.

El 1 se le daba al portero, mientras que el 2 y el 3 se les daban al defensa central derecho e izquierdo respectivamente. El 4 lo llevaba el centrocampista defensivo central o lo que hoy sería el volante defensivo. El 5 era para el lateral derecho y el 6 para el izquierdo. El 7 lo llevaba el extremo derecho y el 8 el interior derecho. El 9 era para el delantero centro mientras que el 10 iba para el interior izquierdo, siendo por último el 11 para el extremo izquierdo.

Con el tiempo y sobretodo con las diferentes formas organizativas sobre el terreno de juego estos números variaban su posición siendo diferente el uso del por ejemplo el 10 en Europa que en Brasil o Argentina y poco a poco los dorsales comenzaron a circular libremente entre los jugadores hasta el día de hoy. Debido a esto se han podido ver números inusuales en algunos equipos. Por citar algunos casos curiosos podríamos hablar del Mundial de 1958, cuando la Confederación Brasileña de Fútbol se olvidó de enviar la lista con los números de los jugadores a la organización del evento. Debido a eso el oficial uruguayo Lorenzo Villizzio asignó números al azar a los jugadores otorgándole el 3 al portero Gilmar. Garrincha y Zagallo usaron el número de extremo contrario al que les correspondía respectivamente, 11 y 7, mientras que Pelé recibió por azar el número 10, número con el que pasaría a la historia.

En los mundiales de 1974 y 78 la Federación de fútbol holandesa decidió que los dorsales se repartirían por orden alfabético, lo que permitió que por ejemplo el portero Jan Jongbloed llevara el número 8 y el delantero Ruud Geels luciera el dorsal 1.

Johan Cruyff por ejemplo fue otro jugador que eligió un dorsal fuera de los 11 «titulares» siendo el dorsal 14 el número por el que se le reconocería.

En la temporada 1998/1999 el chileno Iván Zamorano, delantero del Inter de Milán, tuvo que abandonar su clásico número «9» para cedérselo al brasileño Ronaldo debido a presiones de su sponsor. En respuesta a eso, Bam Bam decidió usar el 18 con un detalle insólito, incluyendo el signo de suma + quedando visualmente como «1+8» algo nunca antes visto en la historia del balompié europeo y que se repitió en Brasil por el colombiano Freddy Rincón y su dorsal 3+5 en el Santos FC. A Hicham Zerouali se le permitió llevar el número 0 para el club de la Scottish Premier League Aberdeen F.C. después de que los aficionados lo apodaran «Zero» y en 2003 pudimos ver por primera vez en la final de la UEFA Champions League a un jugador luciendo el 99 a su espalda, concretamente al gran portero del Oporto Vitor Baía.

Otros grandes jugadores que tuvieron que renunciar a sus dorsales incluso cuando llegaron como estrellas a sus nuevos clubes fueron Ronaldinho Gaúcho en el AC Milán, quién lució el número 80 a su espalda ya que Clarence Seedorf era el jugador que poseía el 10.

Durante la temporada 2009-2010 CR7, Cristiano Ronaldo tuvo que conformarse con un número diferente al suyo debido a que otro gran histórico del equipo blanco, Raúl González lo tenía bajo su custodia y no lo iba a soltar.

En definitiva los dorsales son mucho más que números y a lo largo de la historia han dejado un legado que por siempre irá de la mano de las grandes leyendas del fútbol.

Relacionado

pele gol 1000 maracana
Blog

El día en el que Pelé marco 1000 goles

El 19 de noviembre de 1969 fue una fecha señalada en el calendario futbolístico mundial debido a un acontecimiento que pocas veces se ha visto. Aquel día un jugador brasileño marcaba su gol número 1000 frente a un estadio abarrotado que estallaba de júbilo. Aquel día el jugador en cuestión era Edson Arantes Do Nascimento, más conocido como «Pelé».

Leer Más

¿Quieres saber más?