Stellars Club

Soñando Otro fútbol

Os voy a contar una historia, una historia que habla de firmeza y de la determinación en la creencia de un sueño. El sueño de Rosa María Fernández, fundadora de STELLARS.

Cualquiera de los que trabajamos y conocemos a Rosa María podría haber contado su historia, conociéndola y sintiendo de cerca como es ella, es fácil contarla.

Un sueño que le ha acompañado a lo largo de un periodo de su vida y que nace en su niñez. Ella siempre ha profesado amor por el deporte, y de una manera muy especial por el fútbol. Gracias a la práctica del deporte en su juventud su pasión se fue acrecentando y de forma natural terminó arraigado en su vida profesional, y en su tiempo de ocio, como una apasionada aficionada.

Las historias de deportistas llevan consigo, esfuerzo, sacrificio, superación y trabajo. 

Las de muchos futbolistas nacen incluso en situaciones difíciles y precarias, muchas incluso desconocidas para el gran aficionado. A ella le apasionan y enamoran, y en esas historias nace su amor por el fútbol ya que esas historias son quienes lo hacen grande.

Ella sabía que cuando tienes sueños, y para que estos se cumplan, se deben materializar a través de su visualización.  Si quieres que se hagan realidad llega el momento en el que es necesario priorizar, fijar objetivos, supervisar su progreso, conseguir un respaldo y aprender a renunciar a muchas cosas.

Esto para Rosa era fácil ya que como le gusta tenerlo todo organizado, solo era cuestión de ponerse en marcha. 

Pero antes de contaros el largo camino hasta la culminación de ese sueño llamado STELLARS, no quiero obviar como es ella.  

Perfeccionista, valiente, meticulosa y decidida. No deja nunca ningún detalle al azar, puesto cree que los pequeños detalles son los que engrandecen cualquier faceta de la vida. Si a eso le sumamos su nobleza, su afán constante por dar amor a los demás, o sus constantes gestos de bondad, te das cuenta que estás ante una persona “única”. La simpatía pícara de una persona divertida se manifiesta en sus trastadas, sacando la niña que lleva dentro de ella, siempre con el afán de repartir alegría a los demás. 

Es simple y cercano conocerla si consigues entrar en su círculo, la vida le ha enseñado e incluso a veces castigado con tener que aprender a elegir en quien confiar, pero ella siempre que lleves en la mano una tarjeta de bondad como carta de presentación, te abrirá sus puertas.

Cuando escribía este texto, me vino a la memoria una frase de un escritor que no podría definir de mejor manera qué clase de persona es Rosa María.

“Si la hubieras visto sonreír, os juro que entenderías por qué dicen que existe la magia en el mundo”.

César Ortíz

Como el camino de nuestra historia continua, ella sabía que el objetivo de ese sueño era trazarse una meta, sentí la necesidad de poner todo en un papel, de crear una lluvia de ideas, de hacer algo medible y palpable. Tenía que actuar, considerar su talento y su experiencia. Pero era un camino que no podía hacer sola, necesitaba ayuda, y ésta llegaría con el tiempo aunque más tarde os lo contaré.

¿Qué llevo a Rosa a crear la huella? 

En su cabeza rondaba el cómo inmortalizar a todos aquellos que dejan legado en el deporte. Creía que los pies y las manos, así como los valores de una persona son los que dejan la huella para los demás. La pisada del hombre en la luna, la del futbolista en un terreno de juego o la de los actores en el famoso Paseo de la Fama, quedan en esos lugares, pero nadie puede llevárselos a casa para el recuerdo permanente y diario. Esas fueron sus fuentes de inspiración.

La palabra legado tiene un alcance mucho más amplio que su interpretación literal, es, también regalar la transmisión de nuestro patrimonio interior, la herencia de valores fundamentales, creencias y experiencias de vida con la intención de inspirar a las futuras generaciones, esa era la esencia del sueño de Rosa María.

Daba comienzo entonces un largo proceso lleno de multitud de pruebas y viajes. Un proyecto que requería mucho tiempo, inversión y esfuerzo.

Los viajes comenzaron por muy distintos lugares, investigando y visitando diferentes talleres de orfebrería en busca de la forma de llevarlo a cabo y cómo plasmarlo de forma artística. 

Llegaba a los talleres de orfebrería de Córdoba, Madrid o Barcelona diciendo que era un premio para una zapatería. Mantenía su sueño en secreto hasta ese punto. Además, debía proteger la imagen de los jugadores, siempre sale en ella el instinto de protección hacia los demás. 

Tras muchas idas y venidas, pruebas fallidas y otros errores, entendió que debía hacerse con un material especial; el aluminio. Hizo más de 2500 pruebas que no salieron bien y que la obligaban nuevamente a comenzar desde cero. Trabajó con orfebres, artistas, ingenieros y siempre desde el más absoluto y riguroso silencio. Junto a ellos derritió aluminios de todo tipo hasta encontrar la huella perfecta, su perfeccionismo le impedía actuar de otra manera.

Durante este recorrido mucha gente le abandonó por el camino, perdió a gente que no sabía si no creían en el proyecto o en ella, pero nada la detendría. Ella sabía que debía llegar hasta el final

También conoció la mirada dudosa de alguna gente, pero Rosa es de las personas que con una mirada te desnuda y sabe quién debe estar con ella y quién no.

A pesar de ello decidió continuar en el más sigiloso secreto. Si bien es cierto que encontró ánimos en los clubes de futbol y en los muchos deportistas que representaba en su agencia, ellos fueron los primeros que la animaron a seguir. 

Durante años ha vivido un proceso industrial dificultoso, donde constantemente entregaba tiempo y dinero, pero algo le decía que llegaría la hora en que su sueño se haría realidad. Rosa ama el futbol, el deporte y la cultura con todas sus ganas, derrocha pasión. Siempre dice que detrás de un deportista hay una gran historia y quería que la gente tuviese en su casa una señal que identificase el legado que dejan en la historia del deporte y que, además la huella fuese algo único y mágico en el recuerdo al verla.  

La búsqueda de la agencia de marketing y comunicación fue complicada, así que junto a su amigo y cineasta Jota Aronak decidieron crear su propia agencia de publicidad para cuidar y proteger este sueño. Se rodeó de un equipo humano y profesional de una capacidad laboral inmensa. Profesionales de primer nivel, y con todos ellos, desde su oficina, elaboró, diseñó y ejecutó todo este trabajo de forma oficiosa y oficial. Un equipo que la adoramos, ella es especial en el trato diario con los demás. En su dirección no existe la palabra delegar, sino la de compartir. Te enamora con su personalidad y la sigues vaya donde vaya. Una vez quedó todo claro Rosa decidió salir a través de una página web. Para el equipo era algo normal vender a través de la red, pero para nuestra protagonista era dar a conocer su sueño. Necesitaba encontrar la sensibilidad y la discreción que necesitaba tanto el proyecto como los protagonistas del mismo. Su maravillosa locura tenía que estar rebosante de una característica que define su personalidad: La elegancia.

En tiempos del Covid, gracias al aislamiento personal y el confinamiento que como a todos le tocó vivir, empezó nuevamente a engrasar la máquina hasta que en septiembre de 2020 el proyecto STELLARS volvió a andar.  .

Después de tantas horas de trabajo, risas y lágrimas, Rosa María y STELLARS, hoy os pueden presentar una obra que incrementara su valor con el tiempo. 

Una obra a la que sigue entregando, trabajo esfuerzo y dedicación. Cuando llega la noche y los demás muchas veces descansamos, la luz de su despacho continúa encendida, trabajando y soñando. Por la mañana, la luchadora, nos esperara a todos con su mejor sonrisa.

Antes de terminar no quiero olvidar la parte solidaria de STELLARS, nuestra protagonista no me lo permitiría. STELLARS también tiene como propósito crear una fundación dedicada a engrandecer el fútbol y convertirlo en una herramienta solidaria.

El espíritu de Rosa estará presente en esa Fundación.

Su sueño se ha cumplido, y con el tiempo ampliará las huellas de grandes leyendas del deporte, eso sí, siempre elegidas basándose en valores tanto humanos como deportivos.

Drew Waters, dijo una vez, “¿Por qué huella quieres ser conocido? Es el legado y el viaje en el que estás. Confía en ti mismo. Confía en la pasión que llevas dentro”

A nuestra protagonista de este sueño se lo he escuchado mil veces, solo que ella siempre añade … “cuando confiéis en una idea, cuando esa llega a tu mente y confías en ella, lucha, lucha por ella”.

Hemos llegado al final de la historia de un sueño hecho realidad. Como siempre todo lo bueno se hizo esperar.

Rosa María Fernández decidió como estreno que la primera huella de STELLARS fuese la de un jugador mítico y leyenda en el futbol mundial: Ronaldinho Gaúcho.

¡Qué casualidad! La magia y la sonrisa  ahora les unen.

Redactado y regalado por Juanjo Vila

Relacionado

pele gol 1000 maracana
Blog

El día en el que Pelé marco 1000 goles

El 19 de noviembre de 1969 fue una fecha señalada en el calendario futbolístico mundial debido a un acontecimiento que pocas veces se ha visto. Aquel día un jugador brasileño marcaba su gol número 1000 frente a un estadio abarrotado que estallaba de júbilo. Aquel día el jugador en cuestión era Edson Arantes Do Nascimento, más conocido como «Pelé».

Leer Más

¿Quieres saber más?