Stellars Club

La primera Copa del Mundo

Cuando alguien nos habla del título más importante al que un jugador de fútbol puede aspirar, a todos nos viene a la cabeza la imagen de un trofeo: La Copa del Mundo. Desde que en 1972 el diseño de Silvio Gazzaniga fuera elegido ganador de entre más de 50 diseños, tanto la FIFA como todo el mundo del deporte quedó prendado de la singularidad y el significado de su trofeo.

La espectacularidad del la escultura era patente con sus 36,8 centímetros de altura y sus 5 kilos de oro puro. La base además contiene dos discos de malaquita, una piedra semipreciosa de color verde, que hace absolutamente imposible crear dos trofeos iguales. Tanto su forma como su brillo hacen de este trofeo algo hipnótico para cualquiera que pueda observarlo en persona.

Su diseño curiosamente invita a hacer exactamente lo que simboliza. Dos figuras humanas levantando con júbilo el globo terráqueo en señal de victoria por encima del resto de naciones.

Un simbolismo que lejos de aumentar las diferencias entre países invita a la unidad y al júbilo independientemente de raza, sexo o edad. Desde 1974 decenas de miles de jugadores de todo el mundo han ansiado levantarlo pero tan solo 12 capitanes lo han podido lograr. A pesar de estar en el imaginario colectivo como el Trofeo por excelencia, no ha sido el único que la FIFA ha entregado.

¿Qué trofeo había entonces y quién fue el primero en ganarlo?

Jules Rimet fue nombrado el tercer presidente de la FIFA en 1921. Tras acabar la Primera Guerra Mundial habiendo ganado la Cruz de Guerra decidió crear un trofeo que simbolizara algo más glorioso y humano para el ganador del primer mundial internacional que se celebraría en 1930.

El escultor francés Abel Lafleur fue contratado para la ocasión y no defraudó. Si lo que querían era crear un premio para el equipo ganador nadie mejor que la diosa griega Niké, diosa de la victoria, como figura principal del trofeo. En la escultura se la puede ver sujetando una copa decagonal en la parte superior, de la que beberían los ganadores.

Con 35 centímetros del alto, la copa Victoria estaba fabricada en plata dorada con base de lapislázuli, lo que la convertía en uno de los trofeos más caros de la época. Uruguay fue el primer país en albergar el mundial, y a su vez, fue la primera selección en ganar el trofeo. Años después lo harían Italia (1934, 1938), Uruguay (1930, 1950), Alemania (1954), Inglaterra (1966) y Brasil (1958, 1962, 1970).

Al haber ganado su tercera Copa Mundial de la FIFA en México 1970, la selección de Brasil ganó el derecho a quedarse con la Copa Jules Rimet, de acuerdo con las regulaciones de la FIFA, por lo que se procedió a diseñar la copa actual.

Relacionado

Federico y Enrico Chiesa
Blog

Enrico y Federico Chiesa: Legado del gol familiar

Hoy os traemos una nueva entrega de uno de los legados más curiosos e interesantes del fútbol mundial actual: la saga de delanteros Chiesa donde padre e hijo comparten pasión, posición y forma de afrontar el fútbol. Los Chiesa, los delanteros imparables de Italia.

Leer Más

¿Quieres saber más?