Stellars Club

El día que robaron la Copa del Mundo y un perro la encontró.

En 1966 Londres se preparaba para exponer a sus ciudadanos algo que había costado sangre, sudor y lágrimas a los jugadores de más de una selección nacional. Pero lo que iba a ser una celebración motivo de orgullo para su país, se convirtió en un sonado ridículo.

«Nos dijeron que se habían tomado las medidas de seguridad más estrictas. Pero fallaron»

decía un reportero de la BBC hace ya más de 50 años, desde la sede de una exposición muy particular en Westminister, en Londres.

La copa en cuestión no era otra que la que se hizo en honor de Jules Rimet, primer presidente de la FIFA. Se trataba de la primera Copa del Mundo, una estatuilla dedicada a Niké, diosa de la victoria y que se exponía en la sede de la nación anfitriona, Inglaterra. El día 20 de marzo la copa fue presentada por la empresa Stanley Gibbons, afamada casa de coleccionistas, frente a una ciudad enfervorecida por la celebración inminente del mundial. A pesar de que la policía aseguró que iba a desplegar unas medidas de seguridad extraordinarias, el ladrón no tuvo más que esperar a que el único policía que la custodiaba, de más de 70 años de edad, hiciera su descanso para cenar.

La prensa internacional se hizo eco inmediatamente haciendo sorna de lo sucedido, mientras que Inglaterra y en especial Scotland Yard daban palos de ciego sin tener ningún sospechoso o pistas que seguir.

pickels perro que encontró la copa jules rimet
Pickles

Pero la historia dio un giro inesperado una semana después gracias a un protagonista peludo y su dueño.

Un vecino de Londres, David Corbett, paseaba con su perro Pickles una mañana de finales de abril. De pronto su perro comenzó a olisquear insistentemente cerca de un coche aparcado y por curiosidad el señor Corbett se acercó a ver que había. De pronto un paquete muy bien sellado le llamó la atención. Pickles no dejaba de oler las hojas de periódico que lo recubrían así que el señor Corbett decidió cogerlo, dándose cuenta en seguida de que pesaba bastante. Con cuidado fue rasgando las hojas de periódico que lo recubrían y poco a poco varias inscripciones quedaron expuestas. En ellas se leían varios países: Alemania Occidental, Brasil…

David Corbett era un gran aficionado al fútbol así que eso bastó para darse cuenta de lo que acababa de encontrar. ¡Era la copa del mundo! Sin dudar se metió en su vehículo y entró en la comisaría más cercana con él en la mano. Los policías que le atendieron no daban crédito.

Sospechoso

David Corbett sin embargo no tuvo el recibimiento esperado. Obviamente la policía le consideró sospechoso en un primer momento pero después de varias indagaciones, se dieron cuenta de que él no tenía relación con el suceso. Ya era oficial, el Sr. Corbett y sobretodo Pickles eran los nuevos héroes de la nación y fueron recompensados con el equivalente a unos 6000€ y comida de por vida para el famoso can, gracias a una conocida marca de alimento para mascotas. El mundial pudo celebrarse con la copa Jules Rimet original y casualidades del destino, fue Inglaterra el equipo que la ganó, con el mítico Bobby Charlton a la cabeza. La cosa no quedó ahí para Corbett y Pickles puesto que en la celebración del título, en un balcón frente a miles de aficionados, Bobby Charlton levantó a Pickles y le dedicó el triunfo.

copa jules rimet
Se conoce la identidad del ladrón

En 2018 la prensa británica descubrió a través de un familiar del ladrón la identidad del mismo. El caco en cuestión fue Sidney Cugullere, un delincuente común, mujeriego y aficionado del Arsenal, quien confesó a un reducido círculo de familiares y amigos su hazaña. Tras un primer intento de venderla y acosado por la investigación, se dio cuenta de que debía devolverla y la dejó abandonada. El resto ya es de sobra conocido.

Desgraciadamente aquella copa parecía estar destinada a desaparecer, como ocurrió años después pero esa es ya otra historia.

Relacionado

Federico y Enrico Chiesa
Blog

Enrico y Federico Chiesa: Legado del gol familiar

Hoy os traemos una nueva entrega de uno de los legados más curiosos e interesantes del fútbol mundial actual: la saga de delanteros Chiesa donde padre e hijo comparten pasión, posición y forma de afrontar el fútbol. Los Chiesa, los delanteros imparables de Italia.

Leer Más

¿Quieres saber más?