Stellars Club

El día en el que Pelé marco 1000 goles

El 19 de noviembre de 1969 fue una fecha señalada en el calendario futbolístico mundial debido a un acontecimiento que pocas veces se ha visto. Aquel día un jugador brasileño marcaba su gol número 1000 frente a un estadio abarrotado que estallaba de júbilo. Aquel día el jugador en cuestión era Edson Arantes Do Nascimento, más conocido como «Pelé».

Ocurrió una tarde de otoño frente a 65.127 espectadores que esperaban con impaciencia en el estadio de Maracaná. El gol en sí no fue nada del otro mundo. No vino tras un tiro lejano, ni tras el lanzamiento de una falta. Ni siquiera fue tras un gran remate de cabeza, no. El gol vino, caprichos del destino, tras producirse una falta dentro del área rival.

Dos jornadas antes el Santos salía victorioso de su cruce contra el Botafogo 0 a 3 a domicilio. Pelé convertía uno de los goles y se colocaba con 999 tantos, a tan solo uno de alcanzar la cifra mágica nunca antes conseguida. El próximo partido se celebraría en Salvador de Bahía contra el equipo local. Al por entonces portero titular del Bahía se le convirtió en un icono debido a lo que tendría que enfrentarse y en todas partes se hablaba de aquel hipotético gol. En una entrevista ese portero fue preguntado acerca de cómo se tomaría que Pelé le marcara el gol milésimo y a pesar de que muchos aficionados querían que se dejase marcar para que Bahía quedara en la historia él tenía claro que no, que sería algo muy amargo para él por lo que haría lo imposible por salir imbatido.

Por fin el partido contra el Bahía se celebra en un estadio Fonta Nova lleno hasta la bandera con más de 40.000 personas. El árbitro pita y los aficionados aplauden ansiosos de ver el momento histórico en los próximos 90 minutos.

El partido se desarrolla sin demasiadas ocasiones hasta que Pelé recibe un balón y comienza a superar rivales. Uno, dos, tres… El portero viendo como pueden cumplirse sus peores pesadillas sale a la desesperada pero pero Pelé también le supera. Golpea el balón en dirección a portería mientras los aficionados contienen el aliento. El tiempo se detiene y Pelé es consciente de que va a suceder lo que tanto tiempo llevaba esperando sin embargo un invitado no deseado se cuela en la fiesta. Nildo, defensa del Bahía se lanza al suelo y ante la mirada de todo un estadio saca el balón bajo palos. Por increíble que parece toda la gente comienza a silbarle, su hinchada incluida, debido a que todo el mundo quería que fuera aquí, en Bahía, donde el record pasara a la posteridad. El propio Nildo recordaría la jugada años después y como se le acercó Pelé a decirle «Tu tienes personalidad», felicitándole por cortar aquella ocasión de gol.

El partido termina con 0 a 0 y por lo tanto la celebración tiene que esperar una jornada más. Casualmente el siguiente partido tendrá lugar en un escenario completamente propicio: Maracaná. El rival a priori era complicado pero no imposible, el Vasco da Gama.

El estadio recibe a los dos equipos con un lleno absoluto, 100.000 espectadores y Pelé no tiene su mejor partido. Balones perdidos, palos, fallos… todo esto se va sucediendo hasta el en el minuto 78 de partido y con 1-1 en el marcador el 10 del Santos se interna en el área, realiza un recorte y es derribado por el defensor. El árbitro lo tiene claro: Penalty.

Pelé sabe que su momento ha llegado. Se prepara para tirar ante la absoluta espectación de las más de 100.000 almas que abarrotan el estadio. Coge carrera, mira hacia atás como buscando las miradas cómplices de sus compañeros y sin tardar demasiado comieza a correr en dirección al balón. Las piernas de Pelé tiemblan mientras recorren el camino de los 11 metros hasta que golpea el balón. Por su cabeza pasa la idea de que podría fallar pero su tiro seco con el interior del pié parece bien ejecutado. El guardameta se estira hacia su izquierda y aunque toca el balón no hay nada que hacer. El gol número 1000 acaba de suceder. Pelé con la misma inercia se mete hasta las redes de la portería, coge el balón y lo besa. El estadio estalla de emoción y son los propios periodistas apostados a ambos lados de la meta quienes inesperadamente salen corriendo para vitorear su gesta. Presas de la emoción levantan en volandas al 10 del Santos y el júbilo se descontrola. Periodistas, aficionados… todo el mundo quería estar al lado de Pelé celebrando este hito y llegaron a pasar 20 minutos hasta que el partido pudo reanudarse.

Al terminar el encuentro la fiesta comenzó de nuevo y hasta el presidente del Vasco da Gama lució una camiseta celebrando el gol milésimo. El árbitro del partido, Manuel Amaro, guardó para la posteridad la moneda y el acta del partido y años después confesaría que estaba deseando ser el árbitro que pitaba el gol 1000 del astro brasileño pero que pitó el penalti con total honestidad.

Preguntado a pié de campo Pelé habló sobre el gol y sobre aquel momento histórico: «¿Qué pensó tras marcar el penalti?»

“Pensé en Navidad; pensé en los niños». «Ahora que todos me están escuchando hago un llamamiento al mundo: ayuden a los niños pobres, ayuden a los desamparados. Esta es mi única petición en esta hora tan especial para mí”.

Este es el legado del hombre que marcó 1000 goles, ya sea en partido oficial o no, y cómo aquello quedó grabado a fuego en la historia del f´útbol para siempre.

Relacionado

pele gol 1000 maracana
Blog

El día en el que Pelé marco 1000 goles

El 19 de noviembre de 1969 fue una fecha señalada en el calendario futbolístico mundial debido a un acontecimiento que pocas veces se ha visto. Aquel día un jugador brasileño marcaba su gol número 1000 frente a un estadio abarrotado que estallaba de júbilo. Aquel día el jugador en cuestión era Edson Arantes Do Nascimento, más conocido como «Pelé».

Leer Más

¿Quieres saber más?